Adicciones

Adicciones - EmocionalMente OK

Adicciones:
Cómo identificarlas y cómo vencerlas

¿Te consideras adict@ a algo?

Es común escuchar frases del tipo “Soy adicta al chocolate”, o “No puedo dejar de hacer ejercicio”. A veces pensamos que no podemos vivir sin hacer, tener o consumir algo, y a veces no solo lo pensamos… lo vivimos.

¿Sufres de alguna adicción?

A través de este artículo descubrirás cómo identificar una adicción, cuáles son las consecuencias de vivirla, y cómo puedes trabajar para vencerla.

Para empezar, definamos:

¿Qué es una adicción?

Científicamente se considera a la ‘adicción’ como una enfermedad crónica que se caracteriza por la búsqueda incesante de un alivio a través de alguna sustancia, objeto o acción. La adicción tiene una base biológica, psicológica y social.

Como podrás suponer, una adicción implica un descontrol de tu conducta, pues el deseo por conseguir ese alivio o recompensa, es tan recurrente y al mismo tiempo tan poderoso, que puede sobrepasar cualquier límite, y cuando te digo cualquiera, es cualquiera… incluso, hasta tu propia vida.

Adicción ¿En qué consiste?

La adicción es una enfermedad física y emocional. Es una dependencia o necesidad hacia una sustancia, actividad o relación debido a la satisfacción que esta causa a la persona.

En la actualidad se acepta como adicción cualquier actividad que el individuo sea incapaz de controlar, que lo lleve a conductas compulsivas y perjudique su calidad de vida o la de otros. La adicción reemplaza todas las cosas que la persona solía disfrutar.

Las adicciones producen consecuencias que afectan negativamente la vida personal y social de la persona en su salud física y emocional, lo cual le limita su capacidad de funcionar de una manera efectiva en cualquiera de sus entornos personales. Pueden causar problemas como cambios de humor, pérdidas de memoria, incluso problemas para pensar y tomar decisiones.

Es adicta la persona que cree que no puede vivir sin el objeto de su adicción, por lo cual lo busca de forma permanente y compulsiva. El adicto no controla su adicción, sino que vive en función de ésta: este es el eje y el condicionante de toda su rutina; si trata de salir repentinamente de esta rutina, se ve afectado por problemas de ansiedad, angustia, depresión.

Son una conducta impulsiva e irresistible a ejecutar algo irracional o contrario a la voluntad de quien lo ejecuta. Es un padecimiento o síndrome, que presenta un cuadro muy exuberante de signos y síntomas característicos dependiendo de la sustancia adictiva. Existen adicciones tanto a sustancias químicas, vegetales, así como a actividades y hasta a ciertas relaciones interpersonales.

Te invitamos a que conozcas y vivas nuestro Entrenamiento Personal con Sofrología, PNL y Coaching de Vida.

Adicciones: Signos de Alerta

Lo que pasa en las adicciones, no es la acción de ingerir sustancias nocivas o la conducta lo que genera la adicción, sino el efecto en el cerebro y el cuerpo que estos generan.

Por tanto no se es adicto al acto de beber, fumar, drogarse, a la codependencia…, más bien se es adicto al efecto que esas acciones tienen sobre la persona, lo cual es altamente destructivo.

Para personas que consumen cualquier tipo de sustancia:

  • Cambios en el aspecto físico.(Nariz congestionada, ojos rojos, catarro, jadeo, moretones, falta de interés en su apariencia física)
  • Cambios en el estado de ánimo.(Aislamiento, depresión, fatiga, hostilidad, cambio constante de humor, pérdida de interés en cosas cotidianas)
  • Cambios en el desempeño laboral o escolar.
  • Cambios en las relaciones familiares.(Falta de cooperación, alejamiento de la familia)
  • Cambios en sus pertenencias no habituales en él. (Artículos como goteros, jeringas, papeles enrollados, pipas)
  • Cambios en las rutinas diarias.(Uso de ambientadores, perfumes, mentas, chicles).
  • Guardar “secretos” sobre sus acciones, posesiones o paradero.
  • Cambios en su círculo de amistades.

Signos de alerta en la codependencia emocional:

Estos signos se pueden dar cuando la persona se va volviendo adicta a otra y siente que no es capaz de vivir sin ella a pesar de sentirse incómoda o infeliz:

  • Sentir que tiene que cuidarse de todo lo dice o hace para no contrariarla.
  • Dejar de ser uno mismo para complacer al otro.
  • No poder hablar abiertamente de las cosas que le molestan.
  • Temor por la reacción que pueda tener esa persona por hacer valer sus derechos.
  • Sentir que necesita el permiso o la aprobación de la otra persona para tomar decisiones o decidir lo que quiere hacer sin que se moleste.
  • Permitir que la otra persona le critique, humille, ridiculice o juzgue delante de otras personas,
  • Permitir que la otra persona le aísle de los demás, que invada su privacidad y ejerza un control posesivo y desmedido.
  • Dejar que la otra persona maneje su dinero, le vigile en su trabajo interfiriendo constantemente en sus relaciones con los demás y le diga que debe hacer con sus hijos, con su jefe, escogiendo con qué amistades puede relacionarse.
  • Tener la sensación de sentirse atrapado en la relación.
  • No sentirse valorado, aceptado, ni respetados.
  • Sentir temor a no encontrar algo mejor.
  • Pensar que la otra persona no podrá vivir si uno o que uno no puede vivir sin ella.
  • La otra persona le hace sentir que está en deuda.
  • Sentirse obligado a hacer cosas que los demás exigen…

Tipos de Adicciones

Algunos tipos de adicciones emocionales o físicas:

  • Al Amor
  • A la Codependencia
  • A la Infelicidad
  • A la Aprobacióna Mentir
  • A la Comida
  • A Comer sano
  • A la Religión
  • A las Compras
  • Al alcohol
  • Al Trabajo
  • A Sustancias Psicoactivas
  • Al Poder
  • Al Internet
  • Al Celular
  • A las Redes sociales
  • Al Sexo
  • Al Video Juego
  • A la Televisión
  • A la Belleza
  • Al desarrollo muscular
  • A las Nuevas Tecnologías
  • A la Pornografía, etc

Causas de las Adicciones

Lo que pasa en las adicciones, no es la acción de ingerir sustancias nocivas o la conducta lo que genera la adicción, sino el efecto en el cerebro y el cuerpo que estos generan.

Por tanto no se es adicto al acto de beber, fumar, drogarse, a la codependencia, etc, más bien se es adicto al efecto que esas acciones tienen sobre la persona, lo cual es altamente destructivo.

¿Cuáles son las consecuencias de ser adict@?

Una adicción puede afectar de manera muy negativa tu calidad de vida y también la de las personas que te rodean. Por ejemplo, si eres adicto al alcohol, no podrás sentirte tranquilo en una reunión social si no tienes un trago en la mano. Por otro lado, beber en demasía, además de afectar tu salud a corto, mediano y largo plazo, afecta directamente tus interacciones sociales y personales, pues al beber no eres completamente consciente de tus palabras ni de tus actos.

Las adicciones también son peligrosas pues, por un lado, pueden convertirte en una persona violenta cuando no logras satisfacer tu necesidad, y por el otro, pueden impulsarte a cometer delitos tan graves como el robo, el secuestro o el asesinato. Y sí, esto puede sonar muy fuerte para ti. Pero de ese tamaño puede ser la fuerza de una adicción.

Ahora…

¿Por qué nos hacemos adict@s?

Debes saber que existen dos tipos de adicción: la física y la psicológica. La causa de ambas es sencilla: la liberación de dopamina.

En el momento en que realizas una actividad o consumes algo que te resulta placentero, tu cerebro está liberando dopamina. Lo más lógico, es que después de esa experiencia, busques repetir esas sensaciones que te generan tanto placer. El problema es cuando esa búsqueda consciente, se convierte en dependencia, es decir, en algo que ya no puedes controlar.

La adicción o dependencia física, sucede cuando nuestro cerebro se ha venido acostumbrando a recibir ‘dosis’ de alguna sustancia o de alguna sensación, que nos causan placer o alivio físico. Con el tiempo, y dado que nuestro cerebro se hace tolerante a esa sustancia o esa sensación, tenemos que aumentar las dosis para satisfacer esa necesidad al mismo nivel.

Algunos ejemplos de la adicción física son la adicción a las drogas como el cigarrillo y el alcohol, la adicción al dolor, al sexo o a alguna comida.

Cuando tenemos alguna adicción física que dejamos de satisfacer en el momento en que lo necesitamos, aparece el famoso síndrome de abstinencia que, en este caso, puede venir acompañado de sensaciones físicas muy desagradables.

La adicción psicológica, se relaciona con nuestras emociones, es decir, con placer y el alivio emocional que algo nos genera, como cuando entras a Facebook de forma recurrente, y observas que tienes nuevos “me gusta” en tus fotos, o cuando ves tu celular repetidamente, aunque hayas acabado de revisarlo.

Entre las adicciones psicológicas encontramos la dependencia de relaciones tóxicas con tu pareja, amigos, familia, la adicción al trabajo, a la apariencia física, a las cirugías estéticas, a la aceptación, entre otras, que te llevan a la falta de control y a la dependencia.

Pero… ¿cómo sé si soy adict@ a algo?

Para saber si eres adict@ a algo, hazte las siguientes preguntas:

  • ¿Pienso la mayor parte del tiempo en ese algo, sin poder controlar mis pensamientos?
  • ¿Siento un deseo irrefrenable por conseguir ese algo, cueste lo que cueste?
  • ¿Las personas que me rodean notan un cambio negativo en mi conducta?
  • ¿Puedo ser violent@ si no consigo satisfago mi deseo de ese algo?
  • ¿Siento la necesidad de consumir en mayores dosis eso que me causa alivio o placer?
  • ¿He tenido síndrome de abstinencia al no satisfacer mi deseo?
  • ¿He tenido problemas en diferentes áreas de mi vida a partir de ese deseo?
  • ¿Lo que deseo cumple una función de escape, anestesia o desconexión de mi propia vida?
  • ¿He logrado dejar esa sustancia o comportamiento por tiempo, y he recaído después?

Si contestas afirmativamente a por lo menos 3 o 4 preguntas, probablemente tienes un problema de adicción.

Entonces… ¿cómo enfrentar mi adicción?

Si consideras que tienes algún problema de adicción a alguna sustancia, objeto, comportamiento, o incluso a una persona, reconocerlo es el primer paso para comenzar a librarte de ella.

Muchas personas sienten que pueden superar ese problema por sí mismas, pero eso no funciona en la mayoría de los casos, pues superar una adicción no es un camino tan sencillo y es vital que estés acompañad@ en este camino. Puedes comenzar buscando a alguien en quien confíes: un amigo, un familiar, tu pareja, o puedes buscar directamente ayuda profesional con un especialista en adicciones.

Lo más importante es que no veas tu adicción como un signo de debilidad. La mayoría de las personas que logran dejar las drogas o una adicción muy fuerte, necesitan ayuda profesional y un tratamiento para lograrlo.

En www.emocionalmenteok.com, puedes encontrar un acompañamiento emocional y profesional para tu proceso personal y comenzar a ser consciente de tus adicciones, aceptarlas, y poder encontrar las herramientas que necesitas para aprender a gestionar tus emociones, dejar a un lado lo que te hace daño, y ser la mejor versión de ti mism@. Te invito a que pruebes hacerlo de otra manera.

Mi nombre es Olga Lucía Ronderos, soy Sofróloga Clínica, y he creado un entrenamiento innovador y efectivo para ayudarte a mejorar tu vida, a través de la Sofrología, la PNL y Coaching de Vida, en donde te comparto mi conocimiento y te ofrezco herramientas prácticas que mejorarán todos los aspectos de tu vida.

Visita www.emocionalmenteok.com, conoce más sobre mi método,
y ¡comienza a vivir sin dependencias!

Nunca es tarde para empezar a vivir de verdad

Déjame ayudarte.

Habla conmigo para escucharte y explicarte en qué consiste mi método EmocionalmenteOK

Después podrás decidir si seguir o no sin ningún compromiso. 

 

Dá el primer paso, llámame para obtener tu Pre-Consulta sin Costo.
Abrir Chat
¡Hola!
¿En qué te puedo ayudar?