¿Cómo perder el miedo para hablar en público?

¡Ahora puedes acceder a tu cita desde
cualquier parte del país y del mundo!

¿Miedo a hablar en público?
¡Descubre cómo afrontarlo!

Las manos te sudan. El corazón va a salirse de tu pecho. La boca se te seca. Te sientes maread@ y olvidaste todo lo que debías recordar. Y no, no es un ataque de pánico: es el miedo a hablar en público. Pero no te preocupes, este es un miedo muy común entre nosotros los mortales, y aquí encontrarás la forma más sencilla y práctica de afrontarlo.

Muchos pasamos por esto…

Hablar en público es un talento, y también una habilidad necesaria, sobre todo en el ámbito profesional.

Seguramente has pasado por esto por lo menos una vez en la vida, y es muy probable que esa primera vez no haya sido muy placentera o satisfactoria. Quizá los nervios se apoderaron de ti, la mente se te puso en blanco y la voz se sintió un poco temblorosa. O quizá no lo hiciste tan bien como te hubiera gustado.

La primera buena noticia es que es normal sentir nervios al hablar en público, y no es para menos: si en muchas ocasiones el hecho de dirigirnos a una persona desconocida, nos produce un poco de temor, imagina que se trate de un auditorio entero. Es normal que sintamos el temor de no hacerlo bien delante de tantos ojos y oídos atentos a lo que hacemos.

La segunda buena noticia, es que la habilidad para hablar en público puede aprenderse, y solo es cuestión de práctica y disposición llegar a un nivel en el que, mínimamente, te sientas cómod@ hablando frente a un grupo de personas.

Pon atención a los síntomas…

Sabes que el miedo se ha apoderado de ti cuando, antes de hablar para muchas personas, comienzas a sentir que…

  • Tus manos sudan en abundancia.
  • Tu respiración aumenta, así como tu ritmo cardiaco.
  • Tu cuerpo comienza a perder el equilibrio.
  • Tu visión comienza a ponerse borrosa.
  • Tu cuello, nuca o espalda se sienten tensos.
  • Tus manos y tu voz comienzan a temblar sin que tengas control sobre ello.
  • Te falta el aire, no puedes respirar bien.
  • Tu cara se pone roja, pues toda la sangre sube a la cabeza.
  • Tu mente se queda en blanco.
  • No puedes recordar o concentrarte en lo que ibas a decir.
  • Comienzan a aparecer pensamientos negativos.
  • Aparecen tics, tartamudeas o te mueves mucho más de lo normal.

Por supuesto, estos síntomas no son graves y lo normal es que se vaya una vez hayas pasado por esta experiencia. Sin embargo, no está de más que seas consciente de ellos, pues de esta forma aprenderás a trabajarlos y a gestionarlos con mayor facilidad y rapidez.

Si no naciste con el talento de hablar en público…

No te preocupes. Sí, hay personas que pareciera que hubiesen nacido para hablar en público y, aunque no lo creas, muchas también sienten miedo, aunque sean capaces de hacerlo tan bien como te gustaría hacerlo a ti. La clave, es que ell@s han aprendido a gestionar sus emociones para no dejarse afectar al momento de hacerlo.

Lo primero, como siempre, es que te hagas consciente de tu miedo y estés dispuest@ a afrontarlo, pues huir de él no hará que el miedo desaparezca.

Pero, ¿por qué sientes miedo de hablar en público?

Debes saber que el miedo a hablar en público es uno de los miedos más comunes que existen. La razón es muy sencilla: este parte de dos miedos básicos del ser humano: el miedo al rechazo y el miedo a la humillación.

Cuando hablamos en público, podemos sentirnos fácilmente juzgados, pues estamos en una posición vulnerable: estamos expuestos. El reto es que esa exposición, en vez de jugarte en contra, juegue a tu favor, y para ello, te daré algunos consejos prácticos para que el miedo a hablar en público no vuelva a paralizarte.

Y ahora… ¡Afronta tu miedo: habla!

Si ya no tienes otra salida que dar ese discurso, estos tips te ayudarán a gestionar mejor ese momento:

  1. Llega al lugar en el que harás tu presentación unos 30 minutos antes. Esto te familiarizará con el entorno y disminuirá por mucho tu ansiedad.
  2. No luches contra los síntomas: como te dije, sentir nervios antes de hablar en público es normal: si te sudan las manos, o si sientes que tu corazón va a salirse de tu pecho, lo que puedes hacer es manifestarlo antes de comenzar tu discurso: te aseguro que todos los presentes lo entenderán y tú te sentirás mucho más tranquil@.
  3. Utiliza técnicas de respiración: respirar es lo mejor que puedes hacer para aminorar cualquier síntoma de ansiedad como la taquicardia y la sudoración.
  4. Piensa positivo: sí, el consejo más repetido y más difícil de aplicar. Pero, la verdad, es que es bastante efectivo. Si no puedes pensar ‘bien’, comienza no pensando ‘mal’. Verás que a largo plazo, visualizar de forma positiva te ayudará mucho más de lo que imaginas.
  5. Concéntrate en tu tema, no en el público. Poner tu atención en el público solo te generará más nervios. El contenido es el rey, y tú tienes el control de él.
  6. Ensaya previamente. No hay mucho más que decir al respecto.
  7. Y lo más importante: disfruta de lo que estás haciendo. Al final, puede que olvides algunas frases, que el público no te aplauda como esperas, o que haya fallado la presentación que habías preparado. Mientras disfrutes lo que estás haciendo, será una buena experiencia.

Ahora, si consideras que necesitas un acompañamiento para este proceso, no dudes en buscar uno:

En www.emocionalmenteok.com, hallarás las herramientas que necesitas para aprender a reconocer y gestionar tus miedos y emociones para mejorar tu salud y tu calidad de vida.

También encontrarás un espacio personalizado desde tu casa a través de videoconferencia, donde te sentirás cómod@ y donde tendrás la misma efectividad y accederás a todos los beneficios de la misma forma que en una cita presencial, como lo acreditan los estudios de la Universidad de Zürich.

Mi nombre es Olga Lucía Ronderos, soy Sofróloga Clínica con más de 28 años de experiencia, y me gustaría acompañarte en este proceso desde una mirada profesional, garantizándote resultados positivos en el menor tiempo posible.

Ingresa ahora a www.emocionalmenteok.com, pide una pre consulta GRATIS,
y ¡comienza desde hoy a mejorar tu vida!

Nunca es tarde para empezar a vivir de verdad

Déjame ayudarte.

Habla conmigo para escucharte y explicarte en qué consiste mi método EmocionalmenteOK

Después podrás decidir si seguir o no sin ningún compromiso. 

 

Dá el primer paso, llámame para obtener tu Pre-Consulta sin Costo.
Abrir Chat
¡Hola!
¿En qué te puedo ayudar?