Saltar al contenido
Sofrología: Salud Emocional y Mental ▷▷ EmocionalMente OK

Motivación y desmotivación laboral

Motivación y desmotivación laboral:
Causas, manifestaciones, consecuencias y soluciones

Muchos de nosotros hemos sentido desmotivación, aburrimiento o frustración en nuestro trabajo. Hemos perdido la motivación de trabajar, de interactuar con nuestro jefe, empleados, compañeros de trabajo o, incluso, de realizar las labores de todos los días.

Veamos el caso de Javier: él trabaja 8 horas al día todos los días, a veces de forma remota, a veces presencial. Es su rutina, como la de muchos de nosotros.

Sin embargo, últimamente Javier se siente irritable, no tolera que sus compañeros de trabajo le escriban, discute frecuentemente con su jefe y después de su jornada frente al computador, se la pasa únicamente en Facebook hasta que llega la hora de dormir. Lo que menos quiere es que llegue el día siguiente para seguir trabajando…

¡Ahora puedes acceder a tu cita desde cualquier parte del país y del mundo!
Dra. Olga Lucia Ronderos
Sofróloga Clínica

Desmotivación Laboral ¿Qué es?

La desmotivación laboral, se da por un desinterés por desarrollar actividades y funciones del cargo, perdida del entusiasmo para alcanzar las metas, acompañado de una disminución de la energía física y mental.

La principal causa tras la desmotivación está en la pérdida del sentido que tiene el trabajo en nuestras vidas. Nos desmotivamos cuando nos esforzamos y no recibimos a cambio aquello que nos prometió la organización, como dinero, reconocimiento, desafíos e identidad. Por ende, nos desmotivamos si no nos pagan los montos y en las fechas convenidas, cuando nuestros jefes no reconocen nuestros méritos, cuando caemos en la rutina y cuando la organización de la que somos parte no nos infunde orgullo de pertenecer a ella, entre otros.

Motivación y Desmotivación Laboral: Signos de Alerta

En términos psicológicos, una persona desmotivada puede vivenciar altos niveles de ansiedad y angustia. Es posible reconocer algunos signos como la pérdida de la concentración en las tareas cotidianas, desinterés por cumplir las normas, disminución de los aportes en tareas grupales y esfuerzos muy ajustados al mínimo exigido. Así mismo, puede manifestar acciones de agresividad-pasiva, desde la crítica hasta el boicot. Otras señales son la ausencia de descanso, de apetito y de energía generalizada.

Tipos de Desmotivación Laboral

Las tareas diarias y el estrés , así como el entorno familiar y social de los empleados puede desarrollar diferentes trastornos psicológicos y físicos. Algunos de ellos son:
  • Fatiga mental:

Ligada a las actividades sensoriales, cognitivas e intelectuales.

  • Fatiga, morbilidad y trastornos generales:

(laborales y extra laborales) debidos al trabajo nocturno y/o por turnos.

  • Adicción al trabajo:

Falta de autonomía temporal (dificultad o imposibilidad de regular su tiempo de trabajo).

  • Dificultades o imposibilidad de comunicación:

Por alejamiento espacial, razones de ambiente sonoro o exigencias de la propia actividad

Causas de la Desmotivación Laboral

Las causas de la desmotivación laboral pueden ser dentro de la empresa tales como: falta de objetivos o retos, ausencia de un plan de desarrollo profesional para el trabajador, monotonía, estrés, exceso de trabajo, mala relación con los jefes o compañeros de trabajo, trabajo mal remunerado, que el jefe no sepa escuchar, poco o nulo reconocimiento, jefe incompetente y falta de comunicación interna.

Las causas propias de los empleados son identificadas como problemas familiares o personales que invariablemente repercuten en el clima laboral, así como situaciones en las que el empleado decide tomar el empleo en lo que encuentra una opción mejor a nivel profesional, lo que provoca que durante su estancia esté con una actitud negativa y poco participativa.

La falta de pasión por el trabajo se puede detectar cuando la persona presenta: pesimismo, absentismo, pide permisos frecuentes para llegar tarde, desinterés, llega tarde o se sale antes de su hora de trabajo, poco compromiso con el trabajo, no le interesa la integración con sus compañeros de trabajo y evade nuevas responsabilidades.

Identifica las causas de tu frustración o desmotivación en tu trabajo

Las causas por las que puedes comenzar a sentirte [email protected], [email protected], o incluso [email protected] con relación a tu trabajo, pueden ser muchas, entre ellas:

  • Una carga o una sensación de carga laboral excesiva.
  • Incertidumbre sobre tu horario laboral: sabes a qué hora inicias, pero no a qué hora terminas.
  • Una evidente discrepancia entre el número de tareas y las horas obligadas a permanecer en el puesto de trabajo.
  • Incoherencia entre las tareas.
  • Acoso laboral (en caso de trabajo presencial).
  • Ruidos externos que dificultan tu concentración.
  • Presión por parte de los jefes o superiores.
  • Ambiente laboral tóxico: (chismes, intrigas, cizañas entre colegas, compañeros de trabajo o empleados).
  • Bajo salario o sensación de bajo salario.
  • Interrupciones constantes (entre lo que pasa simultáneamente entre tu casa y la oficina remota).
  • Falta de reconocimiento o sensación de falta de reconocimiento.
  • Monotonía en las tareas o las jornadas.
  • Ausencia de metas laborales claras.
  • Sensación de encierro (en caso del trabajo remoto).
  • Percepción de estar en el trabajo equivocado.
  • Falta de desafíos.
  • Estar [email protected] para el puesto que se ocupa.

Es posible que una o más de estas situaciones se puedan presentar en tu entorno laboral y puedas sentir frustración, aburrimiento, cansancio, ansiedad, angustia o estrés interfiriendo en tu sueño nocturno, produciéndote insomnio o irritabilidad.

Aunque no lo creas, la mayoría no somos conscientes de lo que nos pasa, pues en muchas ocasiones
no relacionamos directamente las causas con lo que empezamos a manifestar.

¿Qué cosas comienzas a manifestar?

Lo más probable, es que estos problemas comiencen a expresarse con una evidente desmotivación o una aversión directa a tu trabajo. En todo caso, aquí te dejo una lista de las señales más frecuentes:

Tienes discusiones repetitivas con tus compañeros de trabajo o superiores.

  • Te quejas por todo.
  • Comienzas a dar excusas y no asumes tus responsabilidades.
  • Casi nada te entusiasma y dejas las cosas para después.
  • Te sientes [email protected]
  • No eres [email protected]
  • Te vas volviendo poco empá[email protected]
  • Tu autoestima se ve afectada: piensas que lo sabes todo o por el contrario que no sabes nada. Tienes pensamientos negativos -habitualmente de fracaso.
  • Vas abandonando el propósito y los valores de la empresa con la que te comprometiste.
  • No te entusiasma resolver los problemas de tu área.
  • Tu parte creativa e innovadora, brilla por su ausencia.
  • No revisas tus informes antes de entregarlos.
  • Comienzas a hablar mal de tu empresa.
  • Te sientes sin energía y todo te parece monótono.
  • Ya no deseas capacitarte más y crees que con lo que tienes es suficiente.
  • Comienzas a experimentar cansancio excesivo.
  • Si estás en trabajo remoto, no te dan ganas de bañarte y vestirte.
  • Saltas habitualmente tus horas de comida.
  • Sientes irritación por fuera y dentro del ámbito laboral.
  • Comienzas a sentir aversión al trabajo y/o al lugar de trabajo.
  • Usas de forma excesiva las redes sociales.
  • Sientes tolerancia con los compañeros de trabajo y/o con tu familia o personas cercanas.
  • Experimentas insomnio o trastornos del sueño.
  • A veces sientes ganas de salir corriendo.
  • Puedes manifestar palpitaciones, ahogo, sudoración, excesiva preocupación o miedo.
  • Sientes tensión en los músculos, o dolor de cabeza localizado o total.

¿Y cuáles son las consecuencias?

Aunque estas manifestaciones puedan deberse a causas externas al trabajo, es común que se presenten cuando estamos desmotivados en el mismo. El problema viene cuando tampoco somos conscientes de lo que manifestamos, y las consecuencias pueden ser bastante graves, pues todas deterioran a largo plazo nuestra salud mental y física. Entre ellas están:

La solución está más cerca de lo que piensas

Si la desmotivación es la pérdida del entusiasmo, la falta de razones para guiar nuestro comportamiento, la motivación es todo lo contrario: es la existencia de esas razones para hacer las cosas, sumada a una potente energía para hacerlas.

Encontrar esas razones puede no ser un camino fácil cuando te hayas en un punto muy bajo de la desmotivación, pero no es imposible, y nunca es tarde para empezar a cambiar lo que deseas cambiar.

Aquí te dejo algunos tips que te ayudarán a sentirte mejor y a ser más consciente de tu relación con tu trabajo:

  1. Encuentra un momento en el día para estar a solas contigo [email protected], sin celular, sin ruido alrededor, concentrándote únicamente en tu respiración. Piensa en lo que pasó durante el día, y en cómo cambiaron tus emociones a lo largo del mismo. Si deseas, escribe tus impresiones en un párrafo corto.
  2. Piensa en las cosas que, de alguna forma, te desmotivan a realizar tu trabajo, o impiden que puedas realizarlo bien. Escríbelas.
  3. Luego, escribe tres cosas por las que te gusta tu trabajo y tres razones por las que quisieras conservarlo.
  4. Escribe una o dos cosas que te gustaría cambiar en tu entorno laboral o en tu actitud hacia tu trabajo, y asegúrate de que ese cambio dependa de ti, aunque sea en una parte.
  5. Pregúntate: ¿Es el trabajo que yo quiero y deseo? ¿Estoy en el trabajo que yo escogí o, por el contrario, estoy en un trabajo que me tocó? ¿Será que debo hablar con mi jefe? ¿Necesito buscar más opciones o sólo debo mirarme a mí [email protected] y motivarme de nuevo? Para esto haz una lista de los pros y los contras de tu trabajo actual y luego toma decisiones, recuerda que sólo tienes una vida.

Proponte hacer este ejercicio durante una semana. Notarás cambios positivos, no solo en tu trabajo y en tu entorno, sino principalmente en ti.

Y nunca olvides… tu apoyo indispensable

De todas formas, no olvides que, en caso de que sientas la necesidad de una guía y un apoyo, siempre es recomendable buscar una alternativa de acompañamiento profesional que te ayude a entender y a gestionar tus propias emociones en una de las áreas más importantes en tu vida: la laboral.

¿Dónde puedo encontrar ayuda?

En www.emocionalmenteok.com, hallarás las herramientas que necesitas para aprender a reconocer y gestionar tus miedos y emociones para mejorar tu salud y tu calidad de vida.

También encontrarás un espacio personalizado desde tu casa a través de videoconferencia, donde te sentirás có[email protected] y donde tendrás la misma efectividad y accederás a todos los beneficios de la misma forma que en una cita presencial, como lo acreditan los estudios de la Universidad de Zürich.

Ingresa ahora a www.emocionalmenteok.com, pide una pre consulta GRATIS,
y ¡comienza desde hoy a mejorar tu vida!

Mi nombre es Olga Lucía Ronderos, soy Sofróloga Clínica con más de 28 años de experiencia, y me gustaría acompañarte en este proceso desde una mirada profesional, garantizándote resultados positivos en el menor tiempo posible.

Abrir Chat
¡Hola! Soy la Dra. Olga Lucia Ronderos
¿En qué te puedo ayudar?