Saltar al contenido
Sofrología: Salud Emocional y Mental ▷▷ EmocionalMente OK

Depresión ¿Qué es y cuales son sus Síntomas?

La Depresión Cómo llega, cómo se va

Seguramente, ahora estás atravesando por un momento difícil. Pero, ¿cómo se siente?, ¿como un gran peso sobre tus hombros, que a veces te impide hasta pararte de la cama?, ¿como una necesidad imperiosa de estar solo sin que nadie te hable, te mire o te moleste?, ¿como una sensación extraña de apatía, de que nada tiene sentido? Pues… quizá estás deprimido.

Y sí, es normal. La depresión llega, tarde o temprano y sin previo aviso, sin un “permiso, ¿puedo entrar a tu vida?”, y aunque parezca complicado, la mayoría de las veces tú mismo puedes superarla. Así que si quieres decirle adiós a la depresión, esto puede interesarte:

Te has preguntado ¿cómo sería la vida si viviéramos siempre felices, sin altibajos, sin tristezas, sin decaídas o desánimos? Probablemente nunca aprenderíamos nada nuevo. Todo este menú de emociones es necesario para que te des cuenta de quién eres. Para que te preguntes cuál es el camino y qué es lo que quieres para tu vida. Los altibajos son la cuna de las mejores reflexiones, y después de una tormenta…siempre llega la calma.

Cada quien experimenta la depresión a su manera. Aunque la Ciencia y la RAE traten de definirla como una “Enfermedad o trastorno mental que se caracteriza por una profunda tristeza, decaimiento anímico, baja autoestima, pérdida de interés por todo y disminución de las funciones psíquicas”, no es tan sencillo. Tienes muchos motivos para estar triste o aburrido, y ninguno de esos sucesos se sienten igual para alguien más. Vives una batalla diaria y debes enfrentarla a tu manera.

¡Ahora puedes acceder a tu cita desde cualquier parte del país y del mundo!
Dra. Olga Lucia Ronderos
Sofróloga Clínica

¿Qué es la depresión?

Es un trastorno del estado de ánimo, transitorio o permanente, caracterizado por sentimientos de abatimiento, infelicidad y culpabilidad, además de provocar una incapacidad total o parcial para disfrutar de las cosas y de los acontecimientos de la vida cotidiana (anhedonia). Los desórdenes depresivos pueden estar, en mayor o menor grado, acompañados de ansiedad.

La depresión se puede describir como el hecho de sentirse triste, melancólico, infeliz, abatido o derrumbado. Algunas personas se sienten de esta manera una que otra vez durante períodos cortos. La depresión clínica es un trastorno del estado anímico en el cual los sentimientos de tristeza, pérdida, ira o frustración interfieren con la vida diaria durante un período de tiempo prolongado.

Su origen es multifactorial, aunque hay que destacar factores desencadenantes tales como el estrés y sentimientos negativos, elaboración inadecuada del duelo, incluso el consumo de determinadas sustancias (abuso de alcohol o de otras sustancias tóxicas) y factores de predisposición como la genética o un condicionamiento educativo. La depresión puede tener importantes consecuencias sociales y personales, desde la incapacidad laboral (ya que se puede presentar un agotamiento que se verá reflejado en la falta de interés hacia uno mismo, o incluso el desgano para la productividad, lo cual no solo afectará a quien está pasando por la depresión, sino también a quienes lo rodean).

Depresión: Signos de Alerta

Tenga en cuenta si usted presenta de manera ininterrumpidamente durante más de 15 días al menos cinco de los siguientes síntomas:

  • Estado de ánimo irritable o bajo la mayoría de las veces.
  • Pérdida de placer en actividades habituales.
  • Dificultad para conciliar el sueño o exceso de sueño.
  • Cambio grande en el apetito, a menudo con aumento o pérdida de peso.
  • Cansancio y falta de energía.
  • Sentimientos de inutilidad, odio a sí mismo y culpa.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Movimientos lentos o rápidos.
  • Inactividad y retraimiento de las actividades usuales.
  • Sentimientos de desesperanza y abandono.
  • Irritabilidad o pasividad.
  • Ataques de llanto por motivos insignificantes.
  • Dificultad en la toma de decisiones.
  • Crisis de angustia.
  • Disminución de la energía.
  • Ideas derrotistas u obsesivas.
  • Pensamientos repetitivos negativos
  • Apatía, desgano.

Principales tipos de depresión:

  • Trastorno depresivo mayor.
  • Trastorno distímico. (Tristeza persistente crónica).
  • Trastorno afectivo estacional. (Se produce en una época del año).
  • Depresión bipolar.
  • Depresión postparto.
  • Trastorno pre-mestrual.

Episodios en una depresión:

  • Episodio depresivo leve:

Estas personas por lo general son capaces de continuar con sus actividades habituales con total normalidad.

  • Episodio depresivo moderado:

Estas personas presentan dificultades manifiestas para el desarrollo de las actividades habituales.

  • Episodio depresivo grave:

Estas personas presentan una situación emocional acompañada de angustia, pérdida de autoestima y sentimientos intensos de culpa e inutilidad.

La baja autoestima es común con la depresión, al igual que los arrebatos repentinos de ira y falta de placer en actividades que normalmente lo hacen feliz, entre ellas, la actividad sexual.

Causas de la depresión

  • Factores Genéticos.
  • Factores Fisiológicos y alteraciones endocrinas.
  • Factores Personales. (Baja autoestima, preocupaciones excesivas…)
  • Factores Ambientales. (Factores que son negativos para la persona como el estrés, ansiedad, incapacidad de encauzar los problemas en cualquier ámbito de su vida, dependencias con personas o consumos, no poder tener relaciones estables….).
  • Situaciones estresantes.
  • Trastorno afectivo estacional (especialmente en invierno)
Te invitamos a que conozcas y vivas nuestro Entrenamiento Personal con Sofrologia, PNL y Coaching de Vida.

La Depresión: Definirla para entenderla

¿Algunas veces te has sentido como si estuvieras cayendo en un pozo profundo y negro, sin una escalera para trepar y salir de allí? O, quizá ¿sientes que vislumbrar tu futuro ya no es una opción y no tienes las respuestas acertadas para ningún problema de tu vida?

La depresión nos impide reconocernos. Es como un dolor que nadie puede ver, ni siquiera tú mismo. Aparecen pensamientos negativos y, sin que te des cuenta, reluce también tu peor versión. Entonces…¿cómo reconocer cuándo llega?

La depresión severa puede ser de origen biológico. Nuestro cerebro reacciona de manera relativa frente a diversos estímulos cotidianos. Al encontrarte en un ambiente aparentemente incómodo o amenazante, tu cerebro puede interpretar, tanto el entorno como tu respuesta inmediata, de manera errónea, y desencadenar una depresión.

Reconocer la depresión para tratarla

Puedes reconocer la depresión si:

  • Experimentas largos periodos de tristeza intensa. Estos momentos pueden volverse frecuentes, aislándote de tus familiares y amigos.
  • Sientes que no vales, que no eres suficiente para nada ni nadie.
  • Pierdes la ilusión en la vida. Pierdes la motivación por las que cosas que antes te apasionaban.
  • Lloras con frecuencia sin una razón aparente.
  • Sufres de insomnio y de otros trastornos del sueño
  • Aumenta tu ansiedad por comer o, por el contrario, presentas pérdida del apetito.
  • Tienes un sentimiento constante de culpa por algo que no logras identificar.

Otro indicio que puede advertirte de una depresión severa, es pensar constantemente en la muerte y el suicidio. La idea de abandonar esa sensación de vacío o tristeza puede llevarte en reiteradas ocasiones a pensar sobre la muerte.

Otras situaciones, como tu primera decepción amorosa, la muerte de un ser querido, el divorcio de tus padres, o la muerte de tu mascota, pueden desencadenar en una depresión. Hasta el clima: un día gris y lluvioso puede afectar tu estado de ánimo. El problema aparece cuando no vivimos conscientemente los duelos, y cuando el sufrimiento se convierte en hábito.

Y ahora… de la teoría a la práctica

Superar la depresión es un proceso, y como todo proceso, requiere de paciencia, perseverancia y confianza en los resultados.

La cercanía de tu familia (tanto designada como escogida) es fundamental para que empieces a recuperarte. La depresión te habrá alejado de muchas personas. Es conveniente que des pequeños pasos para recuperar, poco a poco, tu vida social. Puedes quedar con alguien amable para hacer algo juntos. Si notas que es empático y sensible, hazlo tu confidente y cuéntale lo que tienes, solo si quieres y te sientes listo.

La terapia de grupo también puede ayudarte. Mucha gente se beneficia con asistir a un grupo de personas que hayan sufrido depresión. No tiene por qué ser un compromiso para toda la vida, pero son personas que te van a entender, y si vas unas cuantas semanas, seguramente te sentirás mejor.

Recuerda lo que antes te hacía feliz. Quizá algunas actividades que abandonaste cuando empezaste a sentirte mal. Intenta retomar una de esas actividades sin ninguna expectativa. Quizá te sorprendas.

Entra en contacto con el arte. La música siempre es una aliada positiva. Hará que tu mente se despeje y entres en consonancia con tus emociones. Si te gusta pintar, debes saber que este es un método efectivo para sentirte mejor contigo mismo y con tu entorno. Realiza actividades que te pongan tu mente activa para pensar en otras cosas. Así te alejas de esas sensaciones de vacío y de los pensamientos negativos.

Haz ejercicio. Aunque te cueste al principio. El ejercicio aumenta las endorfinas, y las endorfinas son el vehículo de la felicidad y el placer.

Si lo ves necesario, acude a un especialista. Él te escuchará sin juzgarte, y te acompañará en tu dolor y tristeza, ofreciéndote siempre su mano para levantarte. Pedir ayuda es el primer paso para empezar a sanar y, aunque no sea fácil, lo agradecerás más adelante.

Cuando logras reconocer que estás pasando por una o varias de las de las situaciones anteriormente descritas, estas en el camino a la sanación, el primer paso es la conciencia, y así podrás buscar la ayuda adecuada, podrás comunicar y compartir tu estado a quien está preparado para identificar las causas de tu depresión y darte el tratamiento adecuado.

¿Necesitas más información sobre la depresión?

En www.emocionalmenteok.com, hallarás las herramientas que necesitas para aprender a reconocer y gestionar tus miedos y emociones para mejorar tu salud y tu calidad de vida.

También encontrarás un espacio personalizado desde tu casa a través de videoconferencia, donde te sentirás có[email protected] y donde tendrás la misma efectividad y accederás a todos los beneficios de la misma forma que en una cita presencial, como lo acreditan los estudios de la Universidad de Zürich.

Ingresa ahora a www.emocionalmenteok.com, pide una pre consulta GRATIS,
y ¡comienza desde hoy a mejorar tu vida!

Mi nombre es Olga Lucía Ronderos, soy Sofróloga Clínica con más de 28 años de experiencia, y me gustaría acompañarte en este proceso desde una mirada profesional, garantizándote resultados positivos en el menor tiempo posible.

Abrir Chat
¡Hola! Soy la Dra. Olga Lucia Ronderos
¿En qué te puedo ayudar?