Emociones reflejadas en tu cuerpo

Descubre cómo se reflejan las emociones en tu cuerpo

“Tu cuerpo responde a tus emociones, pues por mucho que lo intentes evitar, emoción, pensamiento y cuerpo van unidos.”

¿Has notado que cuando estás triste o enojad@, tienes algunas sensaciones físicas en las manos, en el pecho o en alguna otra parte del cuerpo?

Aunque no seamos conscientes, nuestro cuerpo físico también se afecta con las cosas que sentimos, se trate de sentimientos positivos o negativos.

Sin embargo, la gran mayoría de nosotros no nos detenemos a pensar en eso, aunque tan importante para la salud como nuestros hábitos diarios y la forma en que nos alimentamos.

Si quieres saber cómo tus emociones afectan y se reflejan en tu cuerpo, esta información es para ti.

Antes que todo: ¿Qué son las emociones?

Podemos definir una emoción como una reacción subjetiva, tanto psicológica como fisiológica (o física), a un estímulo del ambiente externo o de nuestro mundo interno.

Esta reacción es, en su mayoría de veces, automática, pues por lo general no pasa por la razón. Muchas veces es inmediata e inconsciente.

Nuestras reacciones emocionales varían dependiendo del estímulo, que puede ser placentero, displacentero o de alarma. En ese caso, podríamos decir que las emociones son también como señales que nos impulsan a realizar alguna acción, como correr, avanzar, quedarse quiet@, y por eso también se les ha atribuido una función básica de supervivencia.

Pero… ¿cómo surgen y qué sucede una vez que aparecen? Sigue leyendo…

¿A dónde van las emociones cuando surgen?

El neurólogo Antonio Damasio, dice que el proceso emocional inicia con la percepción de un estímulo, interno o externo, que activa el hipotálamo, los núcleos del troncoencéfalo, y la amígdala. Esta activación, hace que estas estructuras cerebrales envíen señales electroquímicas a glándulas que liberan hormonas a la corriente sanguínea y, por ende, a varias zonas del nuestro cuerpo, lo que se transforma en sensaciones corporales.

Es por eso que no es raro que, cuando sintamos miedo de que algo malo pueda ocurrir, nuestro corazón se acelere, pues está bombeando más sangre al cerebro y los músculos, con la intención de que podamos correr con más energía. De la misma forma, nuestra respiración se acelera para aumentar los niveles de oxigenación y las pupilas se dilatan para aumentar nuestro campo visual.

Ahora, existen diferentes emociones, y los efectos de cada una en nuestro cuerpo, también son distintos…

¿Cómo se refleja cada emoción en nuestro cuerpo?

En el 2014, el investigador Enrico Glerean junto con su equipo de investigadores, realizó un estudio que devela que existen 13 emociones predominantes, y que la intensidad de cada una está directamente relacionada con la intensidad de nuestras sensaciones físicas.

Así, cada emoción activa o desactiva determinadas zonas del cuerpo.

Estos fueron los resultados:

  1. Felicidad: Se activa todo el cuerpo.
  2. Ira: Se activan, sobre todo, la mitad superior del cuerpo y los brazos.
  3. Miedo: Se activa toda la cabeza, la mitad superior del cuerpo y se desactivan los brazos.
  4. Asco: Se activa la mitad superior del cuerpo junto con los brazos.
  5. Tristeza: Se activa el centro del pecho y parte de la cabeza. Hay menor activación en todas las extremidades.
  6. Sorpresa: Se activan el pecho y la cabeza. Hay activación disminuida en las piernas.
  7. Ansiedad: Hay aumento de la activación por encima de la pelvis y el pecho. Disminuye la activación en las extremidades.
  8. Amor: Se activa todo el cuerpo, menos las piernas.
  9. Depresión: Hay disminución de la activación en todo el cuerpo, sobre todo en las piernas.
  10. Desprecio: Se activan la cabeza y las manos. La zona pélvica muestra activación disminuida.
  11. Orgullo: Se activan torso, cabeza y brazos.
  12. Vergüenza: Se activa cabeza y centro del pecho. Piernas y brazos tienen actividad disminuida.
  13. Envidia: Se activan el pecho y la cabeza, con actividad disminuida en las piernas.

Sin embargo, también existen estudios que relacionan nuestras emociones directamente con órganos como el corazón, el estómago o la vejiga:

Cuando estamos felices o excitados, nuestro corazón se agita. De la misma forma, cuando estamos asustados, ansiosos o preocupados.

La ira y la agresividad, afectan nuestra vesícula biliar y nuestro hígado, lo que físicamente también puede derivarse en acné y espinillas.

El miedo, la timidez y la baja autoestima, pueden afectar nuestros riñones, las glándulas suprarrenales y la vejiga. El miedo que deriva en angustia, puede ocasionarnos infecciones urinarias o dolor lumbar.

Cuando sentimos una tristeza muy profunda, nuestros pulmones pueden afectarse. De ahí que cuando lloramos o estamos tristes, sintamos una opresión en el pecho y a veces tengamos dificultad para respirar.

Por eso es importante…

Aprender a conectarnos con nuestro cuerpo

Ahora que sabes un poco más sobre las conexiones entre tus emociones y tu cuerpo, podrás reconocerlas con mayor facilidad y, de este modo, serás consciente de la emoción que estás sintiendo.

Esto es importante para tu bienestar, pues de esta manera también aprenderás a gestionar y regular tus emociones, evitando que se transformen en enfermedades que afecten tu estilo de vida y que, incluso, pueden ser mortales.

Ignorar o bloquear tus emociones, tampoco es la solución, y al contrario, puede generar más enfermedades o empeorar las que tienes. Cuando la conexión mente-cuerpo es débil, es más probable que puedas enfermar. Por eso, trabajar en ella te ayudará a tener una vida más sana y feliz.

Si necesitas ayuda…

Todos necesitamos un acompañamiento profesional cuando de aprender a identificar, gestionar y expresar nuestras propias emociones se trata. Así que si tú lo necesitas, no dudes en buscar el que más se adapte a tus necesidades.

Me gustaría comprender más sobre mis emociones y mi cuerpo…

En www.emocionalmenteok.com, encontrarás herramientas maravillosas como la Sofrología, la PNL y el Coaching de Vida, a través de las que aprenderás a conocerte, a identificar y gestionar tus emociones y a ser dueñ@ de tu vida.

Puedes acceder a una cita online en www.emocionalmenteok.com, desde cualquier ciudad del país, como Cali, Bogotá, Medellín, Bucaramanga, Cartagena, Santa Marta y cualquier ciudad de Colombia.

En www.emocionalmenteok.com encontrarás un espacio personalizado desde tu casa, tendrás la misma efectividad y accederás a todos los beneficios de la misma forma que en una cita presencial, como lo acreditan los estudios de la Universidad de Zürich.

Mi nombre es Olga Lucía Ronderos, soy Sofróloga Clínica con más de 28 años de experiencia, y me gustaría acompañarte en este proceso desde una mirada profesional, garantizándote resultados positivos en el menor tiempo posible.

¡Ahora puedes acceder a tu cita desde cualquier parte del país!

Ingresa ahora a www.emocionalmenteok.com y pide una pre consulta GRATIS para ¡comenzar tu cambio ahora!

Nunca es tarde para empezar a vivir de verdad

Déjame ayudarte.

Habla conmigo para escucharte y explicarte en qué consiste mi método EmocionalmenteOK

Después podrás decidir si seguir o no sin ningún compromiso. 

 

Dá el primer paso, llámame para obtener tu Pre-Consulta sin Costo.
Abrir Chat
¡Hola!
¿En qué te puedo ayudar?